República Bolivariana de Venezuela




Poder Judicial
Circunscripción Judicial del Estado Zulia
Circuito Judicial Penal
Juzgado Primero de Primera Instancia en Funciones de Juicio
Maracaibo, 18 de abril de 2007
196° y 147°
Sentencia Nº 010-07 Causa Nº 1U-02-07
I
TRIBUNAL UNIPERSONAL:

JUEZ PRESIDENTE: JUEZ: DRA. ISABEL ARAUJO COBARRUBIA DE HENRIQUEZ
SECRETARIA: ABOG. RUBEN MARQUEZ SILVA.

II
IDENTIFICACIÓN DE LAS PARTES

Celebrada como fue la Audiencia Oral y Pública en la presente causa, en los días 27 y 30 de abril del año 2007, corresponde al Juzgado Primero de Primera instancia en funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado Zulia, constituido en forma UNIPERSONAL, dictar Sentencia Definitiva en la Causa signada con el No. 1U-002-07, como consecuencia del debate contradictorio llevado a cabo en las Salas No. 07 y 04 respectivamente, de la sede del Edificio del Palacio de Justicia del Estado Zulia; en la causa seguida al querellado JOSE LUIS ALCALA RHODE, por la presunta comisión de los delitos de DIFAMACION E INJURIA AGRAVADA CONTINUADA, previstos y sancionados en los artículos 442 y 444 ambos en su primer aparte y 99 del Código Penal Venezolano Vigente, en perjuicio del ciudadano FRANCISCO HUMBERTO DIAZ ACOSTA; este Tribunal pasa a redactar el cuerpo integro de la sentencia, por lo que de conformidad con lo establecido en el artículo 364 del Código Orgánico Procesal Penal, inicia la misma con la identificación de las partes que intervinieron en el Juicio Oral y Público; las cuales fueron:
QUERRELANTE: FRANCISCO HUMBERTO DIAZ ACOSTA.
APODERADOS JUDICIALES: DRES. ANGEL GONZALEZ Y RAFAEL VIDAL, Defensores domiciliada en esta ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia.


-QUERELLADO: JOSE LUIS ALCALA RHODE, quien dijo ser y llamarse como quedo escrito, de nacionalidad venezolana, natural de Maracaibo Estado Zulia, de 43 años de edad, de profesión Abogado, casada, titular de la cédula de identidad Nro. 7.794.491, fecha de nacimiento 13-11-63, hijo de Pedro Alcalá y Mery Rhode de Alcalá, residenciada en la calle 72, sector La Lago, casa No. 2B-60, frente a residencias Everest, del Municipio. Maracaibo del Estado Zulia.
-DEFENSAS DEL QUERELLADO: DRES. JESÚS VERGARA PEÑA, LALINE RIVERA DE VERGARA y RICHARD PORTILLO, Defensores domiciliada en esta ciudad y Municipio Maracaibo del Estado Zulia.
-DELITOS: DIFAMACION E INJURIA AGRAVADA CONTINUADA, previstos y sancionados en los artículos 442 y 444, ambos en su primer aparte y 99 del Código Penal.

III
ENUNCIACIÓN DE LOS HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS OBJETO DEL JUICIO

Se inició la presente causa con base a hechos ocurridos en la ciudad de Maracaibo, estado Zulia los días 14, 15 y 24 de diciembre de 2006 a través de unas publicaciones en el Diario Panorama y en donde las mismas afectan notoriamente el decoro, reputación, credibilidad y fama de la persona del ciudadano FRANCISCO HUMBERTO DIAZ ACOSTA, donde lo han expuesto de forma inescrupulosa y desmedida al escarnio público mediante todas y cada una de las declaraciones que el ciudadano JOSE LUIS ALCALA RHODE, ha hecho de manera pública afirmando que el ciudadano FRANCISCO HUMBERTO DIAZ ACOSTA legitima capitales, recibe dinero de narcotraficantes y que pertenece a la conexión Holanda- Americana, lavando dinero del narcotráfico al cartel de Colombia. Lo que traduce que esas declaraciones implican una matriz de opinión en la sociedad que obviamente perjudica, por los hechos imputados al querellante.

Ahora bien, en fecha 16 de enero de 2007, el ciudadano FRANCISCO HUMBERTO DIAZ ACOSTA, ratificó ante en el Tribunal, en todas y cada uno de sus términos la querella privada interpuesta por su persona en contra del ciudadano JOSE LUIS ALCALA RHODE, por la comisión de los delitos de Difamación e Injuria Agravada Continuada, previstos y sancionados en los artículos 442 y 444 ambos en su primer aparte y 99 del Código Penal.

En fecha 19 de enero de 2007, el Tribunal Admitió la acusación Privada, de conformidad con lo establecido en el artículo 401 del Código Orgánico Procesal Penal, en contra del ciudadano JOSE LUIS ALCALA RHODE, por la presunta comisión de los delitos de Difamación e Injuria Agravada Continuada, previstos y sancionados en los artículos 442 y 444 ambos en su primer aparte y 99 del Código Penal.

En fecha 15 de febrero del presente año, el Tribunal realiza la respectiva audiencia de conciliación, y luego de escuchar la exposición de cada una de las partes, donde se verificó que no hubo conciliación, se admitieron las pruebas ofrecidas tanto por el ciudadano FRANCISCO HUMBERTO DIAZ, como las ofrecidas por los defensores del querellado.

Los acontecimientos o incidentes que se dieron en el juicio oral y público se enuncian a continuación de manera sintética, encontrándose totalmente en el acta de debate, de la manera siguiente:

En fecha 27 de mayo de 2005, se inició el juicio oral y público, declarándose ABIERTA LA AUDIENCIA, se indicó lo atinente al contenido de los artículos 334 y 344 del Código Orgánico Procesal Penal, donde no plantearon ninguna situación como punto previo las partes, por lo que este Tribunal de Juicio constituido de manera Unipersonal DECLARA ABIERTO EL DEBATE, dando cumplimiento a lo establecidos en los artículos 344 y 347 del Código Orgánico Procesal Penal, en concordancia con los artículos 349, 130, 131 y 125 del Código Orgánico Procesal Penal y numeral 5° del artículo 49 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde el Apoderado Judicial Dr. Ángel González manifestó que ratificaba en cada una de sus partes la querella por los delitos de Difamación e Injuria Agravada Continuada, previstos y sancionados en los artículo 442 y 444 ambos en su primer aparte y 99 del Código Penal, en virtud de las publicaciones de prensa los días 14, 15 y 24 de diciembre del año pasado, por haber expuesto al escarnio publico a su defendido, donde lo ligan al narcotráfico, imputándole unas series de delitos, manifestando igualmente que no hay duda de que el ciudadano JOSE LUIS ALCALA, cometió los delitos mencionados, por lo que solicitó se hiciera justicia, por estar llenos los extremos de los artículos 442 y 444 de la norma sustantiva, que bastaría que se anexaran las publicaciones del diario para que se configura el delito de difamación agravada, por ser un medio de publicidad; por su parte, la defensa de querellado manifestó entre otras cosas, que el origen y el motivo de la querella era temeraria e infundada, que era una campaña de terrorismo judicial, porque se sentían amenazados por la investigación, para acallar y paralizar las acciones legales, que su defendido actuó como victima y apoderado, denunciando hechos que resultaron veraces y documentados, motivando a que la Fiscalia iniciara la investigación, ordenara ordenes de aprehensión, presentara actos conclusivos, así mismo manifestó que en el mes de julio del año pasado, se produjeron las primeras informaciones, que señalaban la inversión de grandes cantidades de dinero en un negocio denominado comunicacionalmente “La Vuelta”, igualmente manifestó que su defendido fue designado vocero por la asamblea, y tenia la cualidad de victima, asistente legal, vocero y apoderado judicial, razón por la cual suministró información a los medios de comunicación social bajo la potestad del artículo 57 y 58 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que lo hizo de buena fe, para hacer del conocimiento de la ciudadanía, en que consistía el negocio de “La Vuelta”, cual fue el proceder, quienes fueron sus participes, mencionó las empresas con las cuales se captaban clientes, que las declaraciones suministradas por su cliente fueron en el año 2005 y los primeros seis (06) meses del 2006 y la querella se refiere a hechos ocurridos en diciembre del 2006; que el Abogado JOSE LUIS ALCALA, a partir de junio del 2006, no suministró mas información, por lo que negaban categóricamente que las informaciones suministradas los días 14,15 y 24 de diciembre de 2006, fueran suministradas por su defendido. Por otro lado, manifestó que en el libelo acusatorio, se refiere a la publicación del día 14, del diario Panorama, pagina 4-7, cuando en realidad es la página 4-12, y los párrafos transcritos no son citas textuales de las palabras que pronunció su defendido, que el texto por lo reducido es un texto sacado del contexto, que habían sacado lo que les convino a los querellantes, no hay una secuencia lógica en las frases que se transcribe, por lo que no es veraz, ni fidedigna, aunado al hecho que el texto no esta entre comillas, como tampoco se establece claramente si el Dr. José Luis Alcalá suministró la información, no está su foto, que por lo general aparece, ni cuando la suministró, por lo que no puede ser atribuida a su defendido, simplemente porque no la suministró. En relación a la imputación de la publicación de fecha 15 de diciembre de 2006, la cita no está entre comilla, que en la pagina 4-10 se puede observa una información bastante amplia que fue reducida en cinco líneas, que a la hora de comparar se puede diagnosticar que la cita no se corresponde, que fue sacado del contexto y se agregan a la información, que fue suministrada por una de las presuntas victimas, se adicionan palabras, que los títulos de la información no los coloca los informantes, sino el concejo editorial, que en relación a una aclaratoria que aparece en la edición las hace la reportera, información que fue suministrada por Ricardo Matos (victima), no fue JOSE LUIS ALCALA; que se había usurpado la identidad del Dr. José Luis Alcalá, igualmente aseguró que tenían una presunción bien fundada de que la identidad de su defendido fue usurpada, que la información del 24 de diciembre de 2006, del diario Panorama, no aparece en la página 4-8, como erróneamente lo señala el querellante, sino que aparece en la página 4-6; que la misma es falsa por haber sido distorsionada. Igualmente, manifestó que el delito de difamación es un delito doloso que requiere un dolo especifico, requiere un animus diffamandi, y su defendido cuando suministró la información durante los años 2005 y los primeros seis meses del año 2006, lo hizo con el animo de informar, lo hizo ejerciendo un derecho en nombre de varios ciudadanos, lo que excluye los ánimos dolosos, que los apoderados del querellante ofrecieron tres ejemplares del diario Panorama, y no solicitaron la certificación de los mismos de conformidad con el artículo 431 del Código de Procedimiento Civil, por lo que solicita el Sobreseimiento de la causa de conformidad con el ordinal 1°, del artículo 318 del Código Orgánico Procesal Penal, por cuanto el hecho objeto del proceso no se realizó o no puede atribuirse al imputado; que en el curso del debate se demostraría la inocencia de su defendido. A continuación el Tribunal impuso al querellado de la acusación privada como de sus derechos, quedando identificado plenamente el mismo como JOSE LUIS ALCALA RHODE, quien manifestó que se acogían al Precepto Constitucional.

Seguidamente, el Tribunal DECLARA ABIERTA LA RECEPCIÓN DE PRUEBAS, recibiendo la declaración jurada de la ciudadana CELALBA YAMARTE, quien entre otras cosas manifestó que llevaba una investigación que tiene dos años, que en el periódico ha llegado información de forma anónima, que por ser periodista la ampara la ley, manifestó igualmente que las declaraciones dadas por el ciudadano JOSE LUIS ALCALA, fueron dadas en rueda de prensa al principio, que posteriormente recibió vía telefónica una llamada que dijo que era JOSE LUIS ALCALA y le dijeron que le iban a enviar unas publicaciones. Posteriormente fue objeto de interrogatorio por las partes y por el Tribunal y se dejó constancias de lo siguientes: “que el uso de comilla es una cuestión de estilo narrativo”, donde puede quitar y poner palabras; que no podía certificar que la persona que llamó fue la persona de JOSÉ LUIS ALCALA, que ella confiaba que esa era la persona; que la persona que suministró la información fue por teléfono, que recibió una sola llamada el día 14 de diciembre y las publicaciones de fecha 15 y 24 de diciembre fueron hechas con la misma entrevista, que el periodista toma lo que considera importante “que no es literal”, que las fotos las recibió vía e-mail, que no se cercioró, que ella no llamó, que confió en que era Alcalá, que cree que el día 15 sacó una aclaratoria, que sabe de la actuación del Dr. JOSE LUIS ALCALA, por el caso de buque Pilin León; que no conoce al Sr. Francisco Humberto Díaz; que la información publicada los días 14, 15 y 24 de diciembre de 2006, relacionada con la vuelta y con el ciudadano FRANCISCO HUMBERTO DIAZ, la recibió vía telefónica de una persona diciendo que era JOSE LUIS ALCALA, que no tenia la forma de certificar que ese era JOSE LUIS ALCALA; que su teléfono no tiene identificación de llamada, que es un aparato viejo, que ella no llamó al día siguiente al Dr. JOSE LUIS ALCALA, porque confiaba que era él, que la información aparecidas en el diario Panorama los días 14, 15 y 24 de diciembre de 2006, fueron comparados con los documentos que hicieron llegar y por eso se publicó e igualmente manifestó que finalizado el año 2006, no ha visto al Dr. JOSE LUIS ALCALA.
Acto seguido, la defensa del querellado renuncia a la prueba documental ofrecida específicamente en el numeral 8° del respectivo escrito y de la prueba de Inspección Ocular en las oficinas del Diario Panorama de esta Ciudad y el querellante no tuvo objeción al respecto, el Tribunal la declara Con lugar y homologa la renuncia; seguidamente, no habiendo más testigos y/o expertos admitidos, el Tribunal declara ABIERTA LA RECEPCIÓN DE PRUEBAS DOCUMENTALES, donde se prescinde parcialmente de la lectura de las mismas, previo acuerdo entre las partes, de conformidad con lo establecido en el artículo 358 del Código Orgánico Procesal Penal, por lo que se incorporan al juicio oral y público las pruebas siguientes: comenzando con las promovidas por la parte querellante 1.- Un (01) ejemplar del diario Panorama publicado en fecha 14 de Diciembre de 2006; 2.- Un (01) ejemplar del diario Panorama publicado en fecha 15 de Diciembre de 2006 y 3.- Un (01) ejemplar del diario Panorama publicado en fecha 24 de Diciembre de 2006, que fueron leídas en la sala, consignadas e incorporadas, los cuales se les dio la respectiva lectura parcial mutuo acuerdo entre las partes, y las promovidas por el querellado: 1.) los ejemplares, del DIARIO PANORAMA, en su ediciones números: 30.869, correspondiente al Miércoles 31 de Mayo de 2006 en cuyas páginas 1-1 y 4-8, se titula “ LA HÍSTORIA DE DIAZ ACOSTA, EL OTRO BROKER”. ESTAFA. EL CICPC ENVIÓ A LA FISCALÌA UNA EXPERTICIA DE LA BASE DE DATOS DE AUTO LEAS1NG. EL FBI Y LA DEA INVESTIGAN A LOS BROKERS Y CABECILLAS DE LA VUELTA”. Y- .2.) Ejemplar número: 30.871, correspondiente al viernes 02 de junio de 2006 en cuyas páginas 1-1 y 4-10, se titula: “MINISTERIO PUBLICO. VEINTE DENUNCIAS MAS CONTRA HUMBERTICO.” En la pagina 4-1O, se titula:”CASO LA VUELTA. EL BROKER HABRIA ENVIADO A SUIZA TODO EL DINERO CAPTADO. INVESTIGAN MÁS DE 20 DENUNCIAS EN CONTRA DE HUMBERTICO DIAZ. 3) Ejemplar número 30.875, correspondiente al martes 06 de junio de 2006 en las paginas 1-1 y 4-8, se titula:” CASO LA VUELTA. VICTIMA DE LA ESTAFA DENUNCIARA EN MIAMI POR RECIBIR AMENAZAS. En la página 4-8, se titula:”CASO LA VUELTA. ELIO RAFAEL SÁNCHEZ DENUNCIO QUE HA RECIBIDO LLAMADAS “ME AMENAZARON DE MUERTE POR DENUNCIAR A MI SOBRINO”. 4) Ejemplar número 30.886, del día sábado 17 de junio de 2006 en las paginas 1-1 y 4-11, se titulo:”LA VUELTA. INTERPOL A LA CACERÍA DE MANZANO, NAVARRO Y RINCÓN r- 4-11. Se titula:” LA. VUELTA. LAS ORDENES DE CAPTURA SON LA ANTESALA PARA LA EXTRADICIÓN. TRIBUNAL DE CONTROL SOLICITO A INTERPOL, A MANZANO, NAVARRO Y RINCÓN. 5.-) Ejemplar número: 30.914, del día sábado 15 de julio de 2006, en las paginas 1-1 y 4-10, se titula;” LA VUELTA. EXPERTICIA A AUTO LEASING 26 BROKER CARGARON CON EL $112 MILLONES. En la página 4-10, se reseño:”CASO LA VUELTA. NUEVOS NOMBRES SE SUMAN A LOS YA CONOCIDOS DURANTE LA INVESTIGACIÓN. Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalisticas 26 BROKER CAPTARON 112 MILLONES DE DÓLARES donde aparecen fotografías del resultado de la Experticia del CICPC, y de los ciudadanos EDUARDO FERNÁNDEZ, NELSON NAVARRO, FRANCISCO DIAZ y SAMUEL MAYA 6.-) Ejemplar número 31.064, del día Martes 12 de diciembre de 2006 en las páginas 1- se tituló:” DENUNCIAN RETARDO. CASO LA VUELTA ESPERA POR EL ACTO CONCLUSIVO En la página 4-6, se reseña: FRANCISCO HUMBERTO DIAZ UN BROKER. UNA CITACIÓN Y LA IMPUNIDAD 7) Ejemplar numero: 3 1.071, del día Martes 19 de diciembre de 2006 en las páginas 1-1- y 4-6, se tituló: FISCALÌA. PRESENTARAN EN ENERO ACTO CONCLUSIVO DE LA VUELTA En la página 4-6, se reseño: TRIBUNALES. EL FISCAL NACIONAL VIENE UNA VEZ POR SEMANA PARA ADELANTAR DILIGENCIAS.
Seguidamente, el Tribunal de Juicio declara CERRADA LA ETAPA DE RECEPCIÓN DE PRUEBAS, dando cumplimiento al artículo 360 del Código Orgánico Procesal Penal, el Tribunal concede la palabra a las partes para que hagan uso de su derecho, cada uno, a las CONCLUSIONES y RÉPLICA de lo acontecido en este juicio oral y público; en forma sucesiva los Apoderados Judiciales del Querellante manifestaron que dicha querella la intentaron en el ejercicio de un derecho, en ejercicio del artículo 46 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en concordancia con el artículo 10 del Código Orgánico Procesal Penal, por las publicaciones de fechas 14, 15 y 24 de diciembre 2006, que fueron suministradas por el ciudadano JOSE LUIS ALCALA, que la querella no fue temeraria, porque fue puesto en entredicho su defendido; que el escrito de pruebas fue presentado en tiempo hábil, se especifica las paginas y cuerpos de manera correcta y las promoción de las pruebas donde se especifica cada ejemplar fueron debidamente admitidas; manifestó igualmente que la parte del querellado en su discurso de apertura mencionó que se extraían extractos, y lo que se quería era resalta o destacar en las citas textuales, que se colocan en entredicho la reputación de su defendido, por otro lado mencionó que en el debate declaró Celalba Yamarte, en relación a las publicaciones de fecha 14, 15 y 24 de diciembre manifestando que recibió llamada telefónica y que conocía a JOSE LUIS ALCALA, desde el caso del Pilin León, pero que era obvio que lo conociera desde el 2005, y por las ruedas de prensa; que creyó que era JOSE LUIS ALCALA, pero eso es inverosímil, que pueda confundirse, pues lo conoce desde el 2002, y estuvo en las ruedas de prensa; que también había expresado la periodista que la información fue por una llamada al diario Panorama y después fue en el teléfono directo, que la declaración de la periodista no fue consona, que lo que vino fue a proteger al querellado; también señaló que toda la información fue dos o tres días antes de la publicación por una llamada telefónica que dio pie a la misma, pero que él se preguntaba ¿Como es que al día siguiente sale una aclaratoria?; si hay un error en la publicación, hay una contradicción, que porque si el querellado manifiesta que hubo usurpación de identidad y salieron desde el mes de diciembre, tres publicaciones, ¿porque el querellado no hizo la aclaratoria, porque no denunció a la periodista, porque no tomó las medidas en contra de la misma?. Que a su criterio cualquier persona no va a llamar alegremente; que es imposible que cualquiera llame a Panorama a suministrar información que solo manejan las partes, o sea, que cualquier persona podría llamar a Panorama, que alegremente la van a publicar; que la periodista manifiesta que no está segura quien suministró la información, cosa que para él es absurda. Asimismo la periodista manifestó que el uso de comillas era una cuestión de estilo, eso es ilógico, porque la cita entre comillas es una cita textual, por lo que solicitó sea condenado el ciudadano JOSE LUIS ALCALA por los delitos supra mencionados.
Posteriormente la Defensa del querellado realizó sus conclusiones y entre otra cosas manifestó: que se ha pretendido utilizar la jurisdicción penal para tratar de borrar las denuncias contra el Señor Francisco Humberto Díaz; que no demostraron las circunstancias de tiempo modo y lugar, que el querellante no manifestó, como fue obtenida la información, no probó ¡quien llamó a Panorama?, no estableció el nexo causal; que hay ausencia de dolo, no quedó demostrado durante el debate que la información fue suministrada por JOSE LUIS ALCALA, no les consta que fuera él, no quedó demostrado la relación de amistad entre Yamarte y JOSE LUIS ALCALA, no probó por medio de testigos que JOSE LUIS ALCALA fue quien suministró la información; que pensaron que con tres (3) ejemplares probaban, que lo que se pretendió era callar, que no quedó demostrado el animus diffamandi , que no quedó demostrado que fuera JOSE LUIS ALCALA, fuera el autor, que cuando el querellado dio las primeras declaraciones lo hizo en ejercicio de un derecho y concluyó manifestando que hubo pobreza probatoria, que no habían elementos de convicción que incriminen al ciudadano JOSE LUIS ALCALA, por lo que solicitó la condenación a costa. Seguidamente los apoderados judiciales del querellante hicieron uso del derecho a replica y expusieron: que el querellado manifiesta que se utiliza la jurisdicción penal para acallar la voz por el caso de “La Vuelta”, la querella viene por las publicaciones de prensa, que no se está utilizando como un medio de retaliación , sino que se está utilizando el artículo 46 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que no es una querella temeraria, que lo hacen con el animo de hacer justicia, que es cierto que se consignaron tres (03) ejemplares, pero la periodista Yamarte fue notoria su contradicción, fue inverosímil, que en relación a la información que se solicitó a la Fiscalia, es una prueba impertinente, el hecho de que se encuentre enjuiciado por un tribunal no implica que se va a cercenar un derecho, que eso no le quita el derecho de acudir a los tribunales, que obraron en el ejercicio de un derecho; que no se prestan para ejercer terrorismo que están seguro que fue JOSE LUIS ALCALA quien suministro la información, por lo que debe ser condenado.
Seguidamente hizo uso del derecho de replica el defensor del querellado, refiriendo que no se ha logrado probar nada, que la periodista Yamarte fue promovida por el querellante creyendo que iba a probar, pero quedó claro que JOSE LUIS ALCALA no fue quien suministró la información, que solo se concretaron a consignar periódicos, no probaron en que forma se le causo daño, el daño moral, si afecto el honor y decoro, de que forma se les daño, que esa información no vino de JOSE LUIS ALCALA, que buscaron demostrar que JOSE LUIS ALCALA suministró la información, que en el caso de que fuera JOSE LUIS ALCALA, quien suministrara la información, no toco ningún decoro, que esto se suscitó porque JOSE LUIS ALCALA, fue quien suministró la mayor información a la Fiscalia, manifestaron igualmente que el juicio se gana con pruebas, el querellante tiene que probar el delito, por lo que solicitan la absolución por el pobre acervo probatorio y ratifican la condenación a costa. Seguidamente estando presente el querellante, ciudadano FRANCISCO HUMBERTO DIAZ, se le concedió la palabra, así como al querellado, quien manifestó lo que a bien consideró en su defensa; acto seguido, el Tribunal declara CERRADO EL DEBATE, convocando a las partes para esa misma fecha, para establecer la decisión al respecto.

IV
DETERMINACIÓN PRECISA Y CIRCUNSTANCIADA DE LOS HECHOS QUE EL TRIBUNAL ESTIMA ACREDITADOS
Este tribunal unipersonal considera acreditado en juicio el siguiente hecho: que la ciudadana periodista Celalba Yamarte recibió, vía telefónica en la sede del diario Panorama, una información de una persona que dijo ser JOSÉ LUIS ALCALA, y posteriormente vía e-mail recibió una documentación la cual publicó los días 14, 15 y 24 de diciembre de 2006, sin verificación alguna por parte de la mencionada periodista.
V
FUNDAMENTOS DE HECHO Y DE DERECHO

En cuanto a los delitos de Difamación e Injuria Agravada Continuada, previstos y sancionados en los artículos 442 y 444 ambos en su primer aparte y 99 del Código Penal., en perjuicio del ciudadano FRANCISCO HUMBERTO DIAZ, por el cual se querelló, contra JOSE LUIS ALCALA, este Tribunal Primero de Primera Instancia en Funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado Zulia, considera que en la presente causa, no ha quedado demostrado el mismo por lo siguiente:
La Constitución de República Bolivariana de Venezuela en su artículo 60, establece que toda persona tiene derecho a la protección de su honor, vida privada, intimidad, propia imagen, confidencialidad, reputación.
La tutela efectiva de tales derechos se encuentra plasmada entre otros, en los artículos 442 y 444 del Código Penal, el cual prevé el delito de difamación en los términos siguientes:
“Artículo 442: El que comunicándose con varias persona reunidas o separadas hubiere imputado a algún individuo un hecho determinado capaz de exponerlo al desprecio o al odio público, u ofensivo a su honor o reputación será...”.
“Si el delito se cometiere en documento público o con escritos, dibujos divulgados o expuestos al público, o con otros medios de publicidad, la pena…”.
“artículo 444. Todo individuo que en comunicación con varias personas, juntas o separadas, hubiera ofendido de alguna manera el honor, la reputación o el decoro de alguna persona, será…”
Ahora bien, observa esta juzgadora que la ciudadana Celalba Yamarte, recibió la información que publicó los días 14, 15 y 24 de diciembre de 2006 vía telefónica, y a pesar de tener el derecho de guardar la fuente de donde recibió la información, tal como lo establece el artículo 18 del Código de Ética del Periodista Venezolano, el cual establece que: “El periodista a quien la fuente haya pedido guardar en secreto su identidad, no deberá revelarla en ningún caso y respetará la decisión de la fuente a cualquier tipo de presión. Parágrafo único. En ningún caso el periodista debe revelar el secreto profesional.”.
También tenia el deber de verificar la veracidad de dicha información, según lo establece el artículo 19 del mismo Código, el cual pauta: “El periodista debe verificar las informaciones que reciba y recurrir a las fuentes idóneas que le permitan la información de manera veraz”.
De lo anteriormente expuesto, se pudo evidenciar durante el debate oral y público, que la ciudadana CELALBA YAMARTE, no cumplió con el sagrado deber que le imponía el artículo 19 del mencionado Código de Ética, ya que la misma no verificó la información que recibió y tampoco recurrió a la fuente idónea que le permitiera la información de manera veraz, ya que, como ella misma manifestó, “ella creyó que era él”, y no acudió donde el ciudadano José Luis Alcalá para verificar la fuente. Por consiguiente, la fuente de información no quedó individualizada.
Aunado al hecho, de que en el supuesto caso, que dicha ciudadana hubiera verificado que efectivamente la llamada telefónica hubiera sido realizada por el ciudadano JOSE LUIS ALCALA, hoy querellado en esta causa, tampoco hay la certeza de que la información publicada en las fechas anteriormente mencionadas, sea efectivamente la suministrada, por la fuente no determinada, tal como fueron aportadas, porque la deponente periodista manifestó igualmente en su declaración, que el uso de comilla era “un estilo narrativo”, donde ella podía quitar y poner palabras, por lo que mal podría esta sentenciadora atribuirle algún valor probatorio, por falta de certeza. Y así se declara.
Tampoco quedó demostrado en el debate oral y publico, que la mencionada publicación fuese suministrada por el ciudadano JOSE LUIS ALCALA, con la intención o el animus diffamandi; por el contrario, los Abogados defensores del querellado manifestaron que las informaciones suministradas entre junio de 2005 y julio del 2006, que no son objeto del proceso, fueron con el animus de informar, haciendo uso de un derecho, no quedando demostrada durante el debate la perversidad, mala fe o la intención de destruir al querellante, por lo que, no se apreció que la intención del sujeto activo fuera la de exponer al sujeto pasivo al desprecio u odio público., con aquellas informaciones.
Si bien es cierto, la difamación se comete con la simple acción de atribuir al sujeto pasivo un hecho determinado, capaz de exponer a la victima al desprecio u odio público, u ofensivo a su honor o reputación, independientemente de que se actualice o no el resultado antijurídico perseguido por el sujeto activo, no es menos cierto, que en el debate oral y público no quedó demostrado, la autoría material, por parte de JOSE LUIS ALCALA, como sujeto autor de la llamada telefónica y comunicador de la información, que fue publicada los días 14, 15 y 24 de diciembre de 2006, como bien lo planteó el mismo querellante en sus conclusiones, al manifestar que la ciudadana CELALBA YAMARTE, “había sido contradictoria e inverosímil en su declaración”.
Con respecto al delito de Injuria, atribuido por el querellante al ciudadano JOSE LUIS ALCALA RHODE, el tribunal sentenciador obtuvo la convicción de que, en el debate probatorio no se demostró que el querellado JOSE LUIS ALCALA RHODE, se hubiere comunicado con varias personas, juntas o separadas, para ofender de alguna manera el honor, reputación o el decoro del querellante FRANCISCO HUMBERTO DIAZ ACOSTA; no se demostró tampoco en el juicio oral y público que el querellado hubiese pronunciado frases injuriosas en presencia del ofendido, o por medio de algún escrito dirigido al público, o en un lugar público; razones suficientes para considerar que el querellante no demostró la ejecución de las especies injuriosas que atribuyo al querellado JOSE LUIS ALCALA RHODE y por ello, esta juzgadora considera que no se produjo, ni obtuvo en el debate probatorio la prueba del delito de Injuria tipificado en el artículo 444 del vigente Código Penal venezolano. Y así se declara.
Con respecto a las pruebas documentales referidas a los ejemplares del diario Panorama, ofrecidas tanto por el querellante, para tratar de demostrar la prueba de la verdad o notoriedad del hecho y la circunstancia agravante; como por la defensa del querellado, este Tribunal Unipersonal las desestima y niega todo valor probatorio, por cuanto en el transcurso del debate no quedó demostrado la certeza de la información recibida por vía telefónica, ni la responsabilidad del querellado, y seria inoficioso entrar a analizar el contenido de dichos ejemplares, ya que los mismos fueron ofrecidos como el medio empleado para cometer el hecho punible imputado al querellado. Y así se declara.
Y en relación a la prueba de informes solicitada a la Fiscalia Décima Tercera del Ministerio Público del Estado Zulia, por parte de los Abogados del querellado, a los fines de que informe sobre las diversas denuncias que corren insertas en las actas de la investigación del denominado caso “La Vuelta”, este Tribunal no les dan ningún valor probatorio, por no tener pertinencia en relación al delito que se esta debatiendo.

Considera este Tribunal de Juicio, constituido de manera unipersonal que no ha quedado demostrado el hecho cierto, por el cual el ciudadano querellante presentó acusación privada en contra del ciudadano JOSE LUIS ALCALA RHODE, plenamente identificados en actas, por los delitos de Difamación e Injuria Agravada Continuada, previstos y sancionados en los artículos 442 y 444 ambos en su primer aparte y 99 del Código Penal.; por cuanto el querellante no fue capaz de demostrar el hecho por el cual tipificó como delitos y presentó acusación privada, la cual a pesar de haberla ratificado en el juicio oral y público, sin embargo, las pruebas no fueron suficientes para establecer el hecho cierto difamatorio o injurioso, y por ende, la responsabilidad penal del querellado de actas no se comprobó. Y así se declara..
Considera este Tribunal que no se debe olvidar que el Código Orgánico Procesal Penal implantó un sistema acusatorio, donde para que pueda existir como resultado del juicio, una sentencia condenatoria, por ejemplo, debe existir una parte acusadora, distinta del Juez, quien es una especie de árbitro, donde el juzgamientos del o de los delitos que se imputan sean debatidos en un contradictorio, como lo establece el artículo 18 del Código Orgánico Procesal Penal, para que sean controladas (debatidas) por las partes (en este caso el querellante y Defensa) las pruebas que sirvan para condenarlo o absolverlo, según sea el caso, pero debe existir el control de la prueba ante un Juez que debe presenciarlo en forma ininterrumpida, a tenor de los establecido en el artículo 16 del Código Orgánico Procesal Penal, que no es otra cosa que el principio de inmediación.
Por lo tanto, con lo dicho por la ciudadana CELALBA YAMARTE, no se puede establecer plena prueba del hecho difamatorio, ni de la especie injuriosa, que el querellante pretendió comprobar, ni mucho menos la responsabilidad penal del querellado de actas, ya que no se debe olvidar que en este nuevo proceso acusatorio, distinto al inquisitivo-sumario del Código de Enjuiciamiento Criminal, no existen pruebas preconstituidas; todas las pruebas deben producirse dentro del debate oral y público, no antes, salvo lo establecido en el artículo 307 del Código Orgánico Procesal Penal (Prueba Anticipada), porque la actividad probatoria debe ser ratificada en juicio oral y público, si no carece de valor probatorio, para el Juez de Juicio.
Cabe la pena poner de relieve que para condenar el juez requerirá que las pruebas que obtengan dentro del proceso le den certeza sobre el hecho punible y la responsabilidad del querellado, certeza que debe ser plena o completa, porque de lo contrario, en virtud del principio in dubio pro reo, no podría condenarse.
De tal manera, que considera este Tribunal de Juicio, constituido de manera unipersonal, que ante la falta evidente de pruebas para establecer, en principio, el hecho cierto, configurativo de los delitos de Difamación e Injuria Agravada Continuada, previstos y sancionados en los artículos 442 y 444, ambos en su primer aparte y 99 del Código Penal., se hace imposible, constitucional y procesalmente, establecer la presunta responsabilidad penal del querellado JOSE LUIS ALCALA RHODE, por el cual el querellante presento acusación privada, por no poderse atribuir a dicho ciudadano, los hechos controvertidos en el debate. Y así se declara.
En resumen, se llegó a la conclusión de que por los delitos de Difamación e Injuria Agravada Continuada, previstos y sancionados en los artículos 442 y 444 ambos en su primer aparte y 99 del Código Penal, no se estableció el hecho cierto, difamatorio o injurioso, en virtud de que la única prueba testimonial producida por la persona de la ciudadana Celalba Yamarte, no fue convincente para probar el hecho difamatorio, por el contrario, dicha testigo profesional del periodismo, fue reiterativa en afirma que las publicaciones aparecidas en el diario Panorama de fechas 14, 15 y 24 de diciembre de 2006, fueron producto de una llamada vía telefónica, la cual no fue verificada posteriormente, de una persona que dijo ser JOSE LUIS ALCALA, que ella “creyó que era el”, y posteriormente recibió vía e-mail, una documentación, la que publicó sin verificación alguna. Igualmente manifestó que por “un estilo narrativo” utilizaba las comillas, pero que el uso de las mismas significaba que la información suministrada fuera copiada textualmente, que ella podía quitar y poner palabras, por lo que se hace forzoso eximir de la responsabilidad penal al querellado de actas, considerando esta Juzgadora que el querellado JOSE LUIS ALCALA RHODE, plenamente identificado, en este juicio Oral y Publico, deben ser declarado INCULPABLE; por lo que esta Sentencia debe ser ABSOLUTORIA; Y ASÍ SE DECLARA.
Y en relación a la solicitud realizada por los abogados del querellado, de la condenación a costas al ciudadano FRANCISCO HUMBERTO DIAZ, este Tribunal Unipersonal EXIME del pago de las costa procesales al mencionado querellante, al considerar que dicho ciudadano tuvo motivos racionales para litigar. Y ASI SE DECLARAR.

VI
PARTE DISPOSITIVA
Por los Fundamentos antes expuestos de hecho y de derecho, este Tribunal Primero de Primera Instancia en funciones de Juicio actuando en forma Unipersonal del Circuito Judicial Penal del Estado Zulia, administrando justicia, en nombre de la República y por autoridad de la ley, ha decidido: PRIMERO: ABSUELVE al JOSE LUIS ALCALA RHODE, de nacionalidad venezolana, natural de Maracaibo Estado Zulia, de 43 años de edad, de profesión Abogado, casada, titular de la cédula de identidad Nro. 7.794.491, fecha de nacimiento 13-11-63, hijo de Pedro Alcalá y Mery Rhode de Alcalá, y residenciada en la calle 72, sector La Lago, casa No. 2B-60, frente a residencias Everest, del Municipio. Maracaibo del Estado Zulia., quien se encuentra en libertad, por la presunta comisión de los delitos de Difamación e Injuria Agravada Continuada, previstos y sancionados en los artículos 442 y 444 ambos en su primer aparte y 99 del Código Penal, en perjuicio del ciudadano FRANCISCO HUMBERTO DIAZ ACOSTA; por no haberse podido establecer fehacientemente el hecho cierto como delito, y en consecuencia, no se puede establecer la responsabilidad penal del querellado igualmente se exime del pago de las costas procesales al querellante FRANCISCO HUMBERTO DIAZ.
Publíquese, Regístrese, Notifíquese y Compúlsense las copias de ley.
Dada, firmada y sellada en la Sala de Audiencias del Juzgado Primero de Primera Instancia en Funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado Zulia, en Maracaibo, a los dieciocho (18) días del mes de abril del año dos mil siete. Años 196° de la Independencia y 147° de la Federación.
DRA. ISABEL ARAUJO COBARRUBIA DE HENRIQUEZ


LA JUEZA PRESIDENTE


EL SECRETARIO

ABOGADO: RUBEN MARQUEZ
En la misma fecha se publicó el anterior fallo, siendo las diez horas de la mañana (10:00 a.m.), quedando registrado bajo el número 010-07 en el libro de registro de sentencias llevado por este Tribunal Primero de Primera Instancia en Funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado Zulia en el presente año.
EL SECRETARIO

ABOGADO: RUBEN MARQUEZ SILVA

CAUSA Nº 1U-02-07.-